La caricatura es un ojo crítico

Comunicadora social volcada a la opinión a través de la caricatura. Se vale de un humor tan mordaz como inteligente, para retratar a diario un país en el cual todos de alguna manera nos vemos reflejados. Algo es seguro: el mensaje llega; se sabe por la reacción que provoca en sus destinatarios, de uno u otro bando político

Nombre archiconocido ligado al diario El Universal, sinónimo de crítica con reflexión. Su versatilidad le permite convertir sus caricaturas en productos editoriales para diversos medios, porque de alguna manera Rayma es también una marca consolidada en el mercado, aunque ella lo ve de otra manera. “No soy una marca, soy un ser humano”, reitera.

“Aquí, lo más importante es que la caricatura pueda tener un ojo crítico, que pueda denunciar, que pueda hacer reír pero reflexionando, que de alguna forma se utilice el elemento gráfico, la ilustración, la inteligencia y la creatividad para que las ideas se encuentren y se pueda conversar de temas que de otra manera sería muy difícil”.

Rayma se ve a sí misma como una traductora de la realidad venezolana, que puede plasmar lo que siente la gente, sea con un enfoque social, político o económico de lo que estamos viviendo en el presente. “Es como contar la película, pero con un solo cuadro”. Se confiesa desordenada en el proceso creativo, con ideas que van y vienen, siempre activa. “Un proceso que es una suerte de caramelo cerebral, al cual uno le va dando vueltas hasta gastarlo. Se trata de conectar ideas diferentes pero con cosas similares”, explica, quien defiende el concepto o la idea por encima de un buen trazo. “A veces, el dibujo puede que no sea el mejor, pero si la idea es buena, el dibujo lo será también. La clave está en que el dibujo hable, que no se quede en lo bonito”.

Muchas bocas que alimentar

La tecnología es el gran aliado de los comunicadores modernos. Rayma la ve como una ventaja para su trabajo, por la cantidad de información que puede manejar. En el caso particular de las redes sociales, Twitter se lleva los laureles. “Es algo increíble lo que me llega, de los miles de seguidores que están pendientes de mi trabajo. Son muchas bocas que alimentar, y el hecho de poder conectarme con todo el mundo, favorece el trabajo. Tienes la opinión pública ahí a la mano, que cuando le gusta algo o lo rechaza, te lo manifiesta. A mí me parece bien que sea así, siempre y cuando nos mantengamos en un lenguaje de educación y de respeto”, precisa.

Rayma se encuentra trabajando en la plástica, la pintura específicamente, y también continúa en el mundo editorial. Sus proyectos en 2013 los ve asociados a la animación. “Quiero empezar a darle movimiento a mis caricaturas, continuar con el proceso creativo, siempre estoy inventando”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *